11 sept. 2009

PRIMERAS IMPRESIONES

Empezaré la primera entrada seria en este blog, con una foto que he visto hoy de nuestra Pe. Sí, nuestra única actriz patria en conseguir un Oscarito (girlfriend del otro españolito con nariz de boxeador y chicle en la boca desde la nursery, con el honor de poseer otra estatuilla), que se pasea escasamente desde que lo ganara.
Pues la chica en cuestión ha asistido a la inauguración del Festival de Cine de Toronto, y destacado a sido su bronceado. Pero yo lo he analizado más a fondo. Vamos a ver, mirarla detenidamente... no os llama nada la atención?
Si vuestra respuesta es no, comparar el color de su frente con el de las rodillas...
O se ha pasado a la moda avestruz enterrando su cabeza o no lo entiendo. Ha pasado unas vaciones en la isla caribeña de Anguila con el consumidor de chicles anteriormente citado, y se les ha visto mucho en la playa. Pero ese desfase de color no cuadra. Puede que te coja el color más en unas zonas que en otras, pero no llegar a ese extremo de tez nórdica y rodilla caribeña. Dándole vueltas a mi cabecita me han venido varias respuestas:
- que llevara una pamela del tamaño de Andorra.
- que utilizara el mencionado método avestruz.
- que no quiera que su piel de 35 años ya, se arrugue como una pasa a causa de los rayos solares.
- o que utiliza un autobronceador más bueno que el de Paulina Rubio (otro día dedicaré un post a la chica dorada, dorada de piernas, y pies nórdicos).
En fin, no la voy a criticar-analizar mucho, porque Penélope es una de las actrices con más estilo (buen estilo), y eso es de respetar.
Decir un acierto al precioso azul turquesa, complementos super acertados, y peep toes acorde con el conjunto, si no fuera por otro detalle que sobresale de ellos, más concretamente sus deditos de los pies, que como es usual en ella, actuan como si tuvieran vida própia. Sin dejar de mencionar, la cacho uña de gel/porcelana que le han insertado en el dedo gordo, porque queridas, o tienes mejillones de aupa que te esmaltan perfectamente, o esa cacho uña es únicamente mérito de la esteticien de turno que le tocó arreglar los oscarizados pies de Pe, con la mala leche de hacer llegar antes a su uña que a ella a los sitios, o obligarla a llevar zapatos con pequeña plataforma para que no se quede clavada en la moqueta de las escaleras al subirlas.
Pero hay que decirlo, la chica iba monísima! ;)
Att. C.

No hay comentarios:

Publicar un comentario